Día de Difuntos

Una receta típica del Día de Difuntos: Buñuelos de viento

¿Vosotros sois de Halloween o del Día de Difuntos? La eterna discusión, ya. Que si la tradición, que si americanada… Nosotros no vamos a entrar ahí, sólo os diremos que alrededor del Día de Difuntos hay una gastronomía de base tradicional, sobre todo en cuanto a postres. Y cómo a nosotros lo de la gastronomía nos va, pues atacaremos por ahí.

Además de las distintas maneras de preparar la calabaza, en Halloween lo que se comen son chuches. Es lo típico. Sin embargo, el Día de Difuntos, tradicionalmente arraigado en España, se comen muchas cosas ricas, caseras, bien elaboradas, con fundamento: huesos de santo, castañas, pestiños, panellets (en Cataluña), dulce de membrillo (en Extremadura), etc. Cómo no, no nos podemos olvidar de los Buñuelos de viento. Esos que están en los escaparates de todas las pastelerías y que, con un poco de suerte, vuestra abuela preparaba en la cocina con dotes de maga (o bruja piruja).

Los buñuelos de viento son bolas de masa elaboradas con harina de trigo, manteca y huevos que resulta ser frita en aceite caliente. La masa suele tener forma de bola. La masa así frita puede llegar a doblar su volumen, es por esta razón por las que se les denomina con el apelativo «de viento» (es decir hinchados). Los buñuelos de viento pueden ser rellenos dulces de crema, chocolate, chantillí, etcétera. Son un postre que aparece en las pastelerías a comienzos de noviembre, ya que tradicionalmente se sirven en el Día de Todos los Santos o Día de Difuntos.

 

Día de Difuntos.

Receta del Día de Difuntos: Buñuelos de viento

Ingredientes

  • 125 gr de harina
  • 30 gr de mantequilla
  • 1/4 l de agua
  • 40 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • ralladura de medio limón
  • sal
  • aceite de oliva
  • azúcar glas para espolvorear

Elaboración

Pon en un cazo al fuego el agua, la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón y una pizca de sal. Cuando empiece a hervir, agrega la harina y remueve hasta que la masa no se pegue a las paredes del cazo.

Retíralo del fuego y deja enfriar. Incorpora los huevos de uno en uno y mezcla. Deja reposar la masa durante 2 horas para que coja consistencia.

Pon una sartén con abundante aceite a fuego suave y cuando el aceite esté muy caliente, añade una cucharada de la masa. Añade más cucharadas poco a poco, teniendo en cuenta que ésta se inflará y necesitará más espacio para no pegarse con otras. Dales la vuelta para que se doren por todos los lados.

Cuando estén hechos, colócalos sobre un papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

Coloca los buñuelos en una fuente y espolvoréalos con azúcar glas.

(Fuente de la receta: Hogarmanía)

Etiquetado ,,,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atlanteat, desde sus instalaciones en Nigrán (Pontevedra) y Corrubedo (A Coruña) te lleva a casa el mejor sabor del mar, con ingredientes de primera calidad y elaborados de forma artesanal en nuestro obrador.

Logo pesca

Logo Xunta

Logo Europea

Síguenos!