Pescados raros.

Los pescados raros que nunca nos comeremos

¿Sabíais que hay decenas de pescados raros que nunca os comeréis? Bueno, o sí, la gastronomía da tantas vueltas… Esta semana vamos a repasar algunas especies marinas extrañas que nadie se ha atrevido a meter en una cocina.

Los pescados raros aparecen cuando menos te lo esperas. Una de las noticias que ha generado el devastador huracán Irma es la aparición de una especie marina extrañísima en una playa de Texas. “¡Qué demonios es esto!”, escribió en su Twitter Preeti Desai, un joven amante de la naturaleza, al mismo tiempo que publicaba la foto del “monstruo marino”. Unos dicen que es una especie de anguila, otros que se trata de un pez familia del congrio. No hay quórum. Lo que está claro es que, por ahora, es mejor no cocinarlo, por si acaso.

Hay muchos pescados raros que no te vas a comer, no porque no se pueda, si no porque no te atreves a hincarles el diente o porque nadie tiene la valentía de lanzarlos al mercado. Vamos a ver algunos.

 

Algunos pescados raros que no te comerías

Pez gota. En septiembre de 2013 fue elegido como el “Animal más Feo del Mundo” y adoptado por Ugly Animal Preservation Society como su mascota. La carne de este pez es mayormente una masa gelatinosa con una densidad ligeramente menor a la del agua. Ahora decidnos cómo lo preferís: ¿frito o estofado?

Pescados raros.

 

Tiburón duende. Ya véis que tiene una morfología incomprensible. Él se come peces, crustáceos, cefalópodos,… O sea: no para de comer. Otra cosa bien distinta es que tú seas capaz de meterlo en una sartén. Pura grima.

Pescados raros.

 

Pez loro verde.  Tras digerir los trozos de roca y coral que comen, defecan un subproducto muy parecido a la arena. Este pez es todo un primor, como podéis comprobar.

Pescados raros.

 

Caulofrino aletas de abanico. Fijaos en el novelón de su vida. Os lo dice la Wikipedia: La dificultad para encontrar pareja en la oscuridad del fondo abisal en el que viven, les ha llevado a evolucionar en el sentido de que las hembras, de gran tamaño, se convierten en hospedadoras de un pequeño macho, que se fusiona al cuerpo de la hembra y la parasita de por vida. Pffffff…

Pescados raros.

 

Pez víbora de Sloan.  Tienen luces en su cuerpo, localizadas en el vientre y en el final de una aleta para atraer presas. ¡Tiene luces en el cuerpo! Se parece a mi tía Pilaria cuando se pone las blusas de estrás para ir a las verbenas.

Pescados raros.

 

 

 

Etiquetado ,,,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Atlanteat, desde sus instalaciones en Nigrán (Pontevedra) y Corrubedo (A Coruña) te lleva a casa el mejor sabor del mar, con ingredientes de primera calidad y elaborados de forma artesanal en nuestro obrador.

Logo pesca

Logo Xunta

Logo Europea

Síguenos!